El día 4 de enero, la comunidad genética en general, y la de genética de poblaciones y evolución, en particular, ha perdido a uno de los grandes, Jim Crow, a la edad de 95 años. El trabajo de Crow ha tenido una enorme repercusión en la formación de la mayoría de los investigadores de nuestro país en evolución y genética de poblaciones. Su famoso libro con Motoo Kimura, “An Introduction to Population Genetics Theory”, ha sido la “biblia” durante décadas para todos los que trabajamos en este campo. Pero lo más notable de Crow probablemente haya sido su enorme capacidad de síntesis y la claridad con la que exponía conceptos y datos, haciendo fácil lo difícil, lo que está al alcance de muy pocos. Una prueba es su librito “Basic Concepts in Population, Quantitative, and Evolutionary Genetics”, que es el ejemplo obvio de cómo hay que escribir un texto introductorio a temas complicados para que se puedan entender con una mínima formación genética. Otra prueba son sus influyentes y clarificadoras contribuciones, y posteriores artículos recopilatorios, sobre asuntos como la predicción del censo efectivo de población y la consanguinidad, las propiedades de las mutaciones deletéreas, y diversas aplicaciones de la genética de poblaciones en la evolución humana, todas ellas referencias clásicas en el campo. Su obra es tan amplia y de un impacto tal que no es posible intentar resumirla aquí. Diversas reseñas abordan el tema estos días y son fácilmente accesibles, desde la página WEB de la Universidad de Wisconsin-Madison, hasta el último número de Genetics. Jim Crow visitó España como conferenciante invitado en el Seminario de Genética de Poblaciones y Evolución de Gandía en 2002, donde pudimos comprobar diversos aspectos de su personalidad que ya conocíamos por referencias. Por una parte, a sus 86 años, nos deleitó con una charla de las que no se olvidan sobre la diferente tasa de mutación puntual en la línea gamética de hombres y mujeres, un tema actual relacionado con su trabajo reciente. Y acto seguido, tomando una copa, nos obsequió con una buena sesión de trabajo que fue el germen de una colaboración posterior con algunos de nosotros. Evidentemente, para desarrollar esta actividad no basta con una mente brillante, una buena forma física y mucha capacidad de trabajo. El motor fundamental, teniendo en cuenta su carencia absoluta de vanidad, tenía que ser el auténtico deseo de comprender que caracteriza a un científico. Además, Jim Crow era una persona modesta, afable y paciente. Su actitud generosa, en particular con respecto al trabajo y el mérito científico del prójimo, fue siempre ejemplar. Se mostraba accesible a cualquier consulta, manteniendo una correspondencia activa hasta hace solo unos meses, siempre cordial y salpicada de comentarios sobre aspectos humanos y sus experiencias musicales. Porque Jim Crow era además un hombre verdaderamente culto y un gran aficionado a la música. Tocó la viola en la Madison Symphony Orchestra entre 1949 y 1994 y continúo tocándola luego en grupos de cámara hasta mucho después, sin desdeñar incluso acompañar a los estudiantes del conservatorio. Con la muerte de Crow, perdemos una de las mentes más brillantes en la comprensión de los mecanismos genéticos de las poblaciones y un hombre y un científico ejemplares. Es sin duda virtud suya que quienes tuvimos la oportunidad de tratarle personalmente, aunque fuese durante un tiempo breve, tengamos además la sensación de haber perdido a un amigo. Aurora García-Dorado, Universidad Complutense de Madrid Armando Caballero, Universidad de Vigo
El pasado 12 de Abril fallecía José Luis Ménsua Fernández, Catedrático de Genética de la Universitat de València. José Luis Ménsua realizó su tesis doctoral en la Universidad de Barcelona bajo la dirección del Dr. Prevosti, sobre el estudio de la selección de un carácter cuantitativo en el organismo modelo Drosophila melanogaster. En 1971 se incorporó como Agregado de Genética a la Universitat Autònoma de Barcelona, coincidiendo con la implantación de la licenciatura de Biología en dicha Facultad, e inició una línea de investigación centrada en la selección artificial y la eficacia biológica utilizando Drosophila. En 1976 se trasladó a la Universitat de València, ya como Catedrático de Genética. Hacía poco que se había creado la Facultad de Biología, por la fragmentación de lo que antaño fuera la Facultad de Ciencias, y las condiciones del inicio del Departamento de Genética fueron sumamente precarias, dos despachos en un barracón prefabricado y tres Profesores Ayudantes recientemente contratados. Inmediatamente se encargó de coordinar la docencia de la Genética y, junto con Rosa de Frutos, planteó distintos temas de Tesis para los profesores ayudantes y los primeros discípulos que surgieron de los Biólogos y Bioquímicos de la Universitat de València. Se originó así una verdadera “F1” formada por los profesores veteranos del Departamento de Genética, algunos de los cuales ya han empezado a jubilarse. A pesar de los difíciles comienzos, José Luis Ménsua logró formar un Departamento caracterizado por su gran compromiso con la investigación, docencia y gestión universitaria, que goza de reconocimiento entre sus pares, y de prestigio dentro de la Facultat de Ciències Biològiques. Todo esto es algo que le debemos a él. Es de admirar y agradecer su personalidad y generosidad para con sus colaboradores. Nunca puso traba alguna a la libertad de investigación, pues después de haber encaminado a sus discípulos, les dejaba plena libertad para que investigaran en lo que se sentían más capacitados y creativos. Así es como surgieron los distintos grupos y líneas de investigación, algunos de los cuales aún perduran en la actualidad. En cuanto a su capacidad de dirección y gestión, es de destacar que, además de haber sido el director del Departamento de Genética durante muchos años, José Luis Ménsua fue el primer Decano de la Facultat de Ciències Biològiques. También formó parte de la Junta Directiva de la SEG, organizó uno de los primeros seminarios de Genética de Poblaciones (Peñíscola, 1982) y, en 1997, el Primer Congreso de la Sociedad Española de Genética (anteriormente denominado Jornadas Luso-Españolas de Genética). José Luis Ménsua también ha contribuido a la docencia traduciendo al castellano varios libros de Genética y un libro de Ciencias Naturales para la enseñanza de bachillerato. Poco antes de su jubilación, se tomó un año sabático que dedicó, principalmente, a escribir un libro de Problemas de Genética Durante toda su vida en el Departamento de Genética de Valencia y también después de su jubilación, José Luis siempre se dedicó a apoyar y a asesorar a todos quienes se lo pedían, tanto en cuestiones académicas, como de gestión e incluso personales. Por eso, en estos tristes momentos todos sus compañeros del departamento sentimos que no solo hemos perdido a nuestro maestro sino también a un muy buen amigo. Departament de Genètica, Facultat de Ciències Biològiques
Belga de nacimiento (nacido en el Congo) y belga y francés de nacionalidad, el Dr. Pierre Thuriaux (1944-2012), un referente mundial en el campo de la Genética de la Transcripción nos ha dejado a la edad de 68 años. Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Bruselas (Bélgica) se formó en importantes laboratorios europeos de Alemania (Friburgo), Suiza (Berna) y Escocia (Edimburgo; donde formó parte del grupo de investigación del Premio Nobel en Medicina en 2001, Dr Paul Nurse), antes de trabajar como profesor en la Universidad Paris XI y acabar como Director de Investigación en el Servicio de Bioquímica y Genética Molecular del CEA-Saclay en Francia. Sus trabajos en Genética, con la levadura Saccharomyces cerevisiae como organismo modelo, esclarecen los mecanismos moleculares responsables del paso del ADN al ARN (Transcripción), la primera etapa de la expresión del material genético en las células Pierre Thuriaux es autor de más de 100 publicaciones científicas de gran prestigio, Premio Inserm de la Academia de Ciencias Francesas, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Debrecen (Hungría), Miembro de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), Miembro de la Sociedad Francesa de Genética, Miembro del Comité Biotecnológico de la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria y Sanitaria (AFSSA) y editor de revistas científicas. En su grupo de investigación se han formado importantes investigadores repartidos por múltiples países. Creó escuela en el campo de la Genética y la Bioquímica de la Transcripción y un ejemplo de esta investigación se encuentra en Eapana, en la Universidad de Jaén donde el Dr. Thuriaux ha mantenido un contacto tanto profesional como personal, participando además en tribunales de tesis o cursos de Formación. Pero además de su calidad científica, su calidad humana ha dejado huella sin duda. Persona comprometida y fiel a sus ideales luchó siempre por los demás y con los demás. Jubilado hace varios años, se dedicó a varias de sus grandes pasiones: la divulgación científica, la música y la pintura. Pierre Thuriaux era ante todo un sabio, un erudito y una de esas pocas personas que raramente aparecen entre nosotros. Pero una vez más la paradoja de la vida muestra su lado más amargo. Su lucha por entender y dar soluciones al funcionamiento de las células no pudo parar el “antojo injusto” de estas por funcionar de manera anómala. Descansa en paz allí donde solo los GRANDES están. Dr. Francisco Navarro Gómez Profesor de Genética Dept. Biología Experimental/Genética (ED.B3) Universidad de Jaén Paraje las Lagunillas 23071 Jaén Spain